70 AÑOS DE LUJO

70 AÑOS DE LUJO

La tercera generación del Cayenne fue presentada en Chile en enero pasado con grandes expectativas. En la ocasión el general manager de Porsche a nivel nacional Alfredo Gantz, manifestó no tener dudas de que “esta nueva generación seguirá escribiendo la misma historia de éxito que las dos anteriores. Estamos hablando de un vehículo de casi dos toneladas, pero que aun así se siente ágil y dócil. Por ejemplo, con el nuevo sistema de tres cámaras de aire, cuando exiges al auto, logras que en las curvas tenga muy buen agarre”.

El renovado SUV deportivo combina aún en mayor grado el rendimiento típico de Porsche con la máxima versatilidad para el uso diario. Gracias a sus potentes y rediseñados motores sobrealimentados por turbo, la nueva caja de cambios Tiptronic S de ocho marchas, los nuevos sistemas de chasís y el innovador concepto de control Porsche Advanced Cockpit, la amplitud entre confort y deportividad ha sido mejorada aún más.

Basado en el ícono deportivo de Porsche (el 911), por primera vez el SUV alemán lleva neumáticos más anchos atrás que adelante, además de un eje trasero direccional. Su comportamiento en carretera también ha sido mejorado con la tracción integral activa de serie (Porsche 4D Chassis Control), la suspensión neumática de tres cámaras y el Porsche Dynamic Chassis Control, un sistema electrónico que compensa el balanceo de la carrocería, así como con los nuevos frenos Porsche Surface Coated Brake (PSCB) de altas prestaciones, que combinan discos de freno de acero con un revestimiento cerámico.

A pesar de que el equipamiento de serie ha aumentado considerablemente, el peso del Cayenne ha disminuido, con lo cual proporciona aún más placer de conducción sin complicaciones en terrenos offroad. En cuanto a aceleración, con el opcional paquete Sport Chrono el Cayenne acelera de 0 a 100 Km/h en 5,9 segundos, el Cayenne S lo hace en 4,9 y el Cayenne Turbo sólo necesita 3,9 segundos para alcanzar el hectómetro. Valores que envidiarían muchos deportivos.

 

LA MIRADA DEL FUTURO

Durante décadas el auto deportivo más exitoso en ventas a nivel mundial ha sido el 911,  y la nueva apuesta de la casa alemana busca ampliar aún más esta ventaja. “El nuevo modelo es una muestra convincente de lo que significa para nosotros el automovilismo de competición. Porsche sigue posicionándose como el fabricante líder de autos deportivos y solo superando nuestros propios límites mejoraremos lo que ya es perfección”, señala Alfredo Gantz. 

Gracias a las más de cuatro décadas de experiencia con motores turbo –tanto en carreras automovilísticas como en la producción en serie de vehículos deportivos para el uso diario– los novedosos motores del nuevo 911 Carrera establecen una vez más parámetros de referencia en cuanto a rendimiento, eficiencia y placer de conducción.  El eje trasero direccional activo amplía en gran medida el alcance en la dinámica de manejo siendo una opción disponible por primera vez en los modelos Carrera S.

Muchas de las características exteriores de los nuevos 911 han sido refinadas visualmente: nuevos faros de cuatro puntos para circulación diurna, manijas de puertas sin guarda-cubierta, tapa del motor rediseñada con las rejillas de la parrilla en diseño longitudinal y nuevas luces traseras de freno de cuatro puntos. En el interior, y como parte del equipamiento de serie, el nuevo Porsche Communication Management integra una pantalla multitáctil ofreciendo una gama considerablemente amplia en cuanto a operaciones y funcionamiento sencillo, como por ejemplo la tecnología Apple CarPlay.

La nueva generación de motores biturbo eleva el placer de conducción del 911 Carrera a una experiencia aún más intensa: 370 hp en la parte trasera del vehículo a la espera de ser desencadenados para convertirse en una máxima propulsión deportiva. Por su parte, el motor del 911 Carrera S ahora proporciona 420 hp. En ambos casos, esto representa un aumento de potencia de 20 caballos y cuentan con una cilindrada de tres litros.

 

EL CORAJE DE CAMBIAR Combinando mejor que nunca dos características aparentemente contradictorias –las prestaciones de un auténtico deportivo y el confort de un sedán de lujo– la segunda generación del sedán deportivo de Porsche está llamado a convertirse en un ícono del segmento de alta gama.

Los motores de nuevo desarrollo y las transmisiones fueron optimizados, el chasis fue perfeccionado y tanto las pantallas como sus elementos de control fueron rediseñados. El nuevo Panamera también amplía los límites entre el mundo de los autos deportivos ambiciosos y el mundo de los automóviles confortables con novedades destacadas, como el eje trasero direccional, la compensación activa del balanceo y una suspensión neumática con tres cámaras de aire.

 

“Traemos al país el Porsche que cuenta con la más moderna tecnología disponible en el mercado internacional”, menciona el gerente de Porsche en Chile. “No se trata de un auto de altos volúmenes de ventas, pero sí estamos seguros que más de una docena de clientes podrán disfrutar del confort, el dinamismo y la eficiencia de este sedán, apto tanto para la carretera como para la pista”.

 

ERGONOMÍA, POTENCIA & CONFORT

Desde la posición baja del asiento, típica de los deportivos, el conductor no sólo ve un fascinante paisaje frontal de las aletas del auto y la cúpula del capó, sino también dos pantallas de siete pulgadas, que están situadas directamente en su línea de visión para una ergonomía ideal. En medio de ellas está el cuentarrevoluciones, que todavía se mantiene como un instrumento analógico, un homenaje al Porsche 356 A de 1955.

Por otro lado, la consola de la palanca de cambios, que va entre el conductor y el pasajero delantero, está dominada por una pantalla táctil de 12,3 pulgadas que pertenece a la siguiente generación del sistema Porsche Communication Management (PCM).

En línea con el concepto global del nuevo Panamera, el chasis también une el confort de un sedán de lujo con las prestaciones de un auténtico deportivo. Esto se consigue complementando el impresionante esquema básico con sistemas innovadores, como es el caso de una suspensión neumática adaptativa, que emplea la nueva tecnología de tres cámaras e incluye el Porsche Active Suspension Management (PASM o control electrónico de amortiguadores).

Un Porsche siempre tiene que impresionar con algo más que potencia; su eficiencia es igualmente importante. Para elevar esta fórmula a un nuevo nivel, todos los motores de la segunda generación del Panamera fueron rediseñados. Tienen más potencia, a la vez que mejoran significativamente sus consumos y reducen las emisiones.