Alimentación consciente

Por Lia Godoy – IG @liagodoy_nutricionista

En el ritmo de vida moderna, el tiempo pareciera ser el recurso más preciado por las personas. A lo largo de los años hemos visto cómo las sociedades modernas han buscado dedicar menos tiempo a rutinas básicas de la vida – como el acto de alimentarnos – lo cual ha sido una de las principales causas del perfil epidemiológico actual.

Hemos dejado de poner atención a lo que elegimos para comer, la forma en que comemos, cuándo, para qué y por qué lo hacemos. 

Hagamos el ejercicio. Piensa en la mayor parte de tus comidas de la semana pasada y observa si las elegiste conscientemente o fue lo primero que tenías a mano, si comiste porque tenías la necesidad, por rutina o deseo emocional.

Alimentarnos conscientemente quiere decir poner atención plena al acto de comer, dejar ese “piloto automático” que nos lleva a comer por impulsos o por rutinas y/o hábitos. 

Te dejo algunas recomendaciones para que puedas comenzar a poner en práctica la Alimentación Consciente: 

  

  • Dedica Tiempo de calidad a tus comidas. Puede ser mucho o poco, pero tiempo en que estés “presente” y no con otros asuntos pendientes. Dedica tiempo y atención plena desde el momento de la compra de tus alimentos, hasta el almacenamiento, la preparación y al momento de comer. 
    • Al comprar: Antes de ir adquirir alimentos, asegúrate realizar una lista de compras. En esa lista dedica atención a qué tipos de alimentos deseas tener en tu casa. También es importante que vayas a comprar sin hambre fisiológico, ya que es probable que respondas mas fácil a impulsos. 
    • Al almacenar: Procura almacenar tus verduras de manera que sea fácil su futuro consumo. Puedes lavarlas, secarlas y guardarlas en bolsas con selle hermético listas para ser consumidas. Almacena las semillas, frutos secos y frutas en un lugar visible para que te motive consumirlas. Guarda las carnes, legumbres y/o huevo según el orden semanal que las vayas a usar. 
    • En la preparación: Puedes preparar previamente y almacenar en refrigeración o congelación. Cuando prepares tus comidas pon atención a qué te gustaría comer, a que la comida quede sabrosa, que tu plato sea atractivo y que logres sentirte contento con el resultado 
    • Al comer: Pon atención a los sabores, colores, texturas. Procura que el lugar donde comes sea cómodo y no uses distractores como TV o celular. 
  • Respira! La respiración consciente siempre es una herramienta muy útil para traernos al presente y calmar la mente. Úsala durante cualquiera de las etapas anteriormente descritas del acto de alimentarnos. 
  • Disfruta con calma 

Cuando observas la mente, dejas de estar en ella. ¡Vive tu salud consciente!

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter