Andanzas del Quijote

Por Antonio Landauro

Imágenes y edición por Graciela Landauro

Herencia Inmortal

Cada 23 de abril se celebra el día del idioma español, efeméride que se viene conmemorando desde 1702. La fecha fue elegida en honor Miguel de Cervantes Saavedra, el Príncipe de los Ingenios, figura relevante del mundo de las letras, quien falleció ese mismo día – pero en 1616 sin riquezas materiales, aunque destinado a la gloria, ocupando el primer lugar en las letras castellanas y formando, junto con Homero y Shakespeare, la tríada más rutilante de las letras universales.

Poeta y dramaturgo excepcional, con una vasta obra, la que fue opacada por su novela Don Quijote de la Mancha, que es, después de la Biblia, el libro más traducido e impreso en todos los idiomas del mundo.

El mismo día que el Quijote se fue por los senderos manchegos, con su lanza en ristre, con el fin de restablecer la justicia en la tierra, ha sido el momento más memorable para la república de las letras hispanas. Al recorrer el árido suelo de Castilla, los nombres del gran Caballero Andante y su autor se grabarían en el bronce de la eternidad, y hoy los recordamos con el respeto de los inmortales.  

¿Por qué conmemoramos este día con esta obra? Porque Cervantes creó la novela moderna de costumbres y caracteres, escribiendo no solo la mejor novela caballeresca, la mejor de sus novelas ejemplares, la mejor novela picaresca y la mejor novela realista moderna, sino la novela social española de su tiempo y de todos los tiempos.

Cervantes se inspiró en todos los géneros que lo precedieron y le infundió nueva sangre y vitalidad a la épica, transformándola en la única épica no ficticia que correspondía a los tiempos de mayor reflexión y de la pura razón.

La lengua de Cervantes es la lengua castellana en su momento de mayor esplendor, y el Quijote presenta los más acabados modelos de toda la rica variedad y de tonalidades del habla caballeresca, del habla erudita, del habla popular, del habla pastoril y del habla picaresca.

Reúne la elegancia clásica de los antiguos, del Renacimiento con el realismo y casticismo del habla popular, usando su propio estilo, limpio y armonioso, que a su vez es el más rico en voces y construcciones de todos los escritores castellanos.  

Cervantes encontró la poesía sin reflexión, sin querer, con solo dejarse arrebatar por el ansia de la belleza. Al respecto, Menéndez y Pelayo afirma: “Constituye el Quijote una nueva categoría estética, original y distinta de cuantas fábulas ha creado el ingenio humano; una nueva casta de poesía narrativa no vista antes ni después, tan humana, tan trascendental y eterna como las grandes epopeyas, y al mismo tiempo doméstica, familiar, accesible a todos, como último y refinado juego de la sabiduría popular y de la experiencia de vida”.

Cervantes pinta con escrupulosa fidelidad todos los aspectos del país, las costumbres, la fisonomía de las ciudades. Conoció todos los lugares del territorio, los sórdidos, los populares, los aristocráticos y logró transmitir esa experiencia en un lenguaje sencillo, comprensible por todos, la gracia de la expresión y el afán de la verdad y la libertad. Así presenta el más acabado modelo de la lengua castellana de ese momento, con todos los matices y linajes. España entera desfila por esas páginas.

 

Otras lecturas

Impacto Visual

Encontrar los elementos diferenciadores que hacen de cada proyecto algo único, es para María José

Reparando Almas

Creando piezas que narran historias de resistencia, sanación y esperanza, la reconocida artista plástica, Maite

Suscríbete a nuestro Newsletter