Andro Michell. El lenguaje de los sabores

Conocido gracias a su participación en el programa de competencia culinaria “El discípulo del Chef”, transmitido por Chilevisión, hoy Andro Nicolás Michell despliega todo su talento y profesionalismo como un chef de lujo directo a tu domicilio.

@nico_michell

Concentrado en la cocina encontramos a Andro Michell. El punto de atención está depositado en un sabroso plato. Con prolija destreza decora un salmón mientras se dora levemente bajo el calor de un soplete.

Al cabo de pocos minutos, el resultado salta a la vista.  Es una hermosa obra de arte en la cual se conjugan colores, formas y disposición de diferentes ingredientes, todo reunido en una receta con la que nos sorprende.

Hace tres años el nombre de Andro Michell se hizo conocido al participar junto a su hermano en el programa de cocina que exhibió Chilevisión “El discípulo del Chef”. Varios capítulos en los que poco a poco fue demostrando no solo su pasión por la cocina, sino también un gran talento por la innovación y creación.

“El programa me abrió muchas puertas, como también lo fueron las Cenas Michell, hasta que llegó la pandemia arruinando nuestros planes. Como les pasó a mucho, te invade un pesar de incertidumbre”, confiesa Andro Nicolás.

Entre varias ideas, primero surgió la idea se asociarse con una amiga y colega para retomar su abandonado emprendimiento de helados. “Como ella ya tenía su marca, me propuso que hiciéramos juntos los helados Saudades Gelato y nos fue bastante bien. Creábamos sabores originales con los que pudiéramos estar constantemente sorprendiendo, siempre usando productos de calidad y, por sobre todo, añadiendo mucho detalle en la decoración de las paletas”.

Aquel emprendimiento sería el inicio del siguiente proyecto de Andro, propuesta en la que hoy se encuentra enfocado. ¡Te invitamos a conocerla!

RESTAURANTE A TU CASA

El llamado de un amigo para que le hiciera una cena romántica del quinto aniversario de pololeo con su pareja, fue el detonante de la línea profesional a la que  Andro comenzó a prestar mayor atención. “Mientras estudiaba quise hacer mi tesis en el tema de cenas románticas a domicilio, pero por diversos motivos de descoordinación académica y negligencia docente reprobé la tesis, haciendo una segunda tesis sobre el topinambur, el cual me fue mucho mejor que la anterior. Cuando mi amigo me llamó, fue de alguna manera reflotar ese proyecto”.

“El resultado fue maravilloso. Ellos quedaron fascinados y yo feliz de haber generado un momento especial”. Este fue el puntapié inicial para que se comenzara a correr la voz, y como resultado, llamados y una agenda recargada de eventos para Andro.

“Ha sido una idea que ha prendido bastante bien. En pandemia las personas no pueden salir mucho. La idea de esto es llevar toda esa mística que existe en un restaurante a la casa, pero además con preparaciones ricas, en donde se respeten los tiempos entre cada plato, y con una linda presentación; en fin, una ocasión en la que se genere la ambientación que convierta a este momento en una experiencia inolvidable”.

MENU AFRODISIACO

Para las cenas románticas se trabaja con un menú afrodisiaco de cuatro tiempos. Partiendo por una Focaccia de masa madre. Luego una entrada, un plato de fondo y el postre. Para las cenas románticas ya está establecido un menú, obviamente sujeto a modificaciones en caso de que alguno de los comensales presente cierta intolerancia, alergia u opte por no consumir ciertos productos.

Pero aparte de cenas románticas, Andro ofrece un abanico de posibilidades. “Si bien trabajo de chef a domicilio, también hago cenas o almuerzos familiares y a amigos. Claramente el precio es mucho más bajo que el menú de las cenas románticas pues armamos en conjunto un menú o temática que el cliente desee”.

Mientras cuenta lo vivido estos últimos meses, su voz y el brillo de sus ojos reflejan la forma en cómo vibra con este nuevo proyecto y más aún, con la pasión que relata su sentir por el arte culinario. “Es que la cocina es un lenguaje de emociones. Depositas ahí todo lo que sientes y eso se traspasa a quien prueba tu plato. Es maravilloso ver todo lo que les produce a las personas mi propia comida”.

Varios otros proyectos son lo que Andro tiene en carpeta, entre estos, continuar con su segundo eBook. El primero, publicado en su página web andromichell.com y listo para la venta, el cual funciona como tienda online para sus libros y blog de recetas.

Recetario digital pensado para un público de nivel medio, que algo sabe de cocina, tanto profesional como amateur. “Para una persona que no sepa mucho de cocina, le será muy difícil entender las recetas.  Cuando ya tenga varios tomos de distintas temáticas, los juntaré para hacer un solo libro, el cual me gustaría  vender físicamente”, explica Andro.

Por ahora, te invitamos a revisar una exquisita preparación que este talentoso chef viñamarino nos sugiere para este invierno 2021.

SALMÓN TOSTADO, PESTO DE ALBAHACA Y PISTACHOS, ALIOLI DE BOQUERONES Y CALAMAR

Ingredientes

  • 1 kg Salmón
  • 80gr de pistachos
  • 50gr de hojas de albahaca
  • 100gr de parmesano entero
  • 350cc de aceite de oliva extra virgen
  • 2 diente de ajo
  • Pimienta
  • 1 limón
  • 1 huevo
  • 300cc de aceite neutro
  • Un tarrito de boquerones
  • 1 cdita de mostaza
  • Tinta de calamar
  • 1 atado de rabanitos
  • 3 mandarinas
  • 100gr de Semillas de mostaza
  • 200cc de agua
  • 200cc de vinagre de manzana
  • 200gr de azúcar
  • Sal
  • Pimienta
  • Berros hidropónicos

ELABORACION

  1. Blanquear la albahaca 20 segundos, pasarlos por agua fría con hielo.
  2. En una licuadora poner la albahaca, los pistachos, el queso parmesano, el aceite, un diente de ajo, pimienta, gotas de limón, además de un chorrito de agua fría y 3 cubos de hielo. Triturar todo hasta formar el pesto. Añadir más parmesano o un poco más de sal para rectificar
  3. Calentar el agua, el vinagre y el azúcar hasta romper hervor, inmediatamente llevar esta mezcla a un frasco con a las semillas de mostaza adentro, tapar y reservar.
  4. Con la ayuda de un mixer o mini pimer, hacer una mayonesa de ajo (o alioli) con el huevo, el aceite neutro, un diente de ajo, un chorrito de jugo de limón, los boquerones, la tinta, sal y pimienta. Reservar en manga pastelera o mamadera de cocina.
  5. Cortar pequeños filetes del salmón, quemarlos ligeramente con un soplete, sin llegar a quemarlos por completo, pintar con aceite de oliva con la ayuda de una brocha y dejar reposar 10 minutos. Cortar lonjitas de 2 cm de grosor.
  6. Retira las hojas de los rabanitos y cortarlos 8vos, reservar
  7. Cortar gajos de mandarina, reservar.

ACABADO Y PRESENTACIÓN

En un plato poner una base del pesto, encima el salmón, y sobre él; poner puntitos del alioli, decorar con las semillas de mostaza, la mandarina, los rabanitos y los berros.

Otras lecturas

Temporada de Terrazas

Zanzíbar lanzó una nueva carta de cocteles que, por cierto, también puedes replicar en casa. 

Suscríbete a nuestro Newsletter