BIENESTAR CONSCIENTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Los tiempos cambian y muchas veces es para bien. Hoy existe mayor consciencia en los productos que elegimos para nuestro consumo, ya sea para alimentación, vestuario o cosmética. Creemos que no solamente deben cumplir con su rol de manera superficial sino por el contrario, deben ser de buena calidad que apunte a nuestro bienestar.

Los tiempos cambian y muchas veces es para bien. Hoy existe mayor consciencia en los productos que elegimos para nuestro consumo, ya sea para alimentación, vestuario o cosmética. Creemos que no solamente deben cumplir con su rol de manera superficial sino por el contrario, deben ser de buena calidad que apunte a nuestro bienestar.

Además de su propósito general, el maquillaje por ejemplo, debería realizar un aporte más profundo con algún beneficio para nuestra piel, dada su importancia. Por lo mismo utilizamos aceites, serums, cremas hidratantes, contorno de ojos, protector solar sobre 50, bebemos dos litros de agua al día y nos alimentamos sanamente.

Esto recae en la misma tendencia de bienestar y cuidado en donde tener una piel sana y bonita va más allá de un “no makeup”, tipo de maquillaje que simula tener una piel perfecta e hidratada más que maquillada en sí,  sino más bien en “serlo y parecerlo”.

RUTINA DE BELLEZA

Nuestra rutina de belleza debe estar centrada en la nutrición e inversión de más cremas y luego maquillaje. Esta rutina que tan bien nos hace sentir nos da la seguridad que necesitamos al “gustarnos”; nos empodera de quienes somos y nos mantiene conscientes del resultado al cuidar de nosotras mismas.

Esto se amplía a un sinfín de mercados, como lo es también el de la ropa, de nuestros outfit. Mientras menos impacto tenga la moda en el planeta, mejor nos sentiremos al contribuir desde nuestra vereda.

Mientras menos procesos químicos e industriales tengan las prendas o mientras más nobles sean las telas que escojamos, mayor es nuestro aporte a esta cruzada que en un futuro cercano, a  pocos debiera dejar indiferente.

No obstante, la presión de ir sumando prendas constantemente dado por las cambiantes tendencias de la moda con la que somos bombardeados día a día, provocan la falta de seguridad en nosotras mismas. Peor aún, los productos utilizados aceleran el uso de recursos, aumentan el impacto ambiental y generan residuos.

UPCYCLING

Por suerte hoy es posible encontrar tendencias que apuntan a un consumo más responsable con el medioambiente, como es el creciente éxito que está teniendo el Upcycling o la ropa reciclada. Vender y comprar prendas que fueron usadas por otro y están en perfectas condiciones es una tendencia que va en auge.

Así nacen marcas que sólo comercializan moda con estas  características: ropa en buen estado de temporadas actuales y pasadas, muchas veces cosas nuevas que incluso están con etiqueta pero fueron compradas de manera impulsiva o bien ya fueron usadas y sus dueñas quisieron reemplazarlas por nuevas prendas.

En Viña del Mar puedes encontrar @velikastore y @mariamilagros.cl – por nombrar algunas – como una excelente alternativa para vestir bien cuidando el medio ambiente y tu bolsillo… ¡Anímate!

 

Patricia Balbontin · Magdalena De La Paz / @perfectmatch.workshop · Perfectmatch.workshop@gmail.com

Danos tu opinión