Bordando Recuerdos

Llevar la técnica del bordado a un formato moderno y más libre, es la propuesta creativa de la diseñadora Valentina Castillo. Comenzó como un pasatiempo terapéutico, pero sus ganas de profesionalizar la técnica y una especialización en el extranjero la llevaron a conformar un emprendimiento donde las mascotas son el principal motivo de inspiración.

IG @insanitynice

Al reverso, al contemplar el lado en que no se ven las costuras, se entreteje la lucha de una joven estudiante por encontrar ese lugar que le diera sentido a su vida. Al poco tiempo de haber ingresado a la Universidad de Chile para estudiar diseño gráfico, una depresión le llevó a cuestionar su carrera. Esta es la historia de Valentina Castillo, creadora de la marca de bordados de mascotas Insanity Nice.

“En medio de este conflicto vocacional mi abuelita me regaló una cajita de agujas e hilos y me dijo ´haz algo con esto´. Mirando revistas y tutoriales en YouTube descubrí el fascinante mundo del bordado, aunque gradualmente fui incursionando en un estilo más contemporáneo, algo más alejado de las reglas o la tradición, en el fondo, una forma de expresar libremente su gran motivo de inspiración, los animales. 

Por aquel tiempo, en 2015, fallece su perrito Jazz que la había acompañado durante toda su etapa escolar. “Por esas coincidencias del destino, también murió la mascota de una amiga y quise hacerle un regalo especial bordando a su perrito como una forma de contener su memoria a través de un cuadro”, recuerda Valentina. Aquella, sería la primera vez que expondría sus bordados en las redes sociales. Incrédula presenció al boom de pedidos de mascotas personalizadas.   

Sin intención alguna y mientras terminaba la universidad, atendía paralelamente los requerimientos de sus clientes. En su mente se apoderó la idea de profesionalizar cada vez más este camino bordando mascotas. Aprovecharía sus conocimientos en diseño gráfico para instaurar y posicionar su marca. 

Punto a punto, con paciencia y pulcritud, logró titularse como diseñadora gráfica con el objetivo de viajar a Londres en 2019 para perfeccionarse en la técnica “Needle Painting” impartida por la Royal School of Needlework.

Con las herramientas necesarias para hilar un camino definido, y encontrándole sentido a su vida, optó por profesionalizar su emprendimiento con un taller propio. En este espacio lograría organizar de mejor forma su agenda, los pedidos y sus creaciones.   

DOMESTIKA

Sumando día a día nuevos seguidores en su Instagram, recibió la invitación para formar parte de los instructores en Domestika, la mayor comunidad creativa a nivel de redes sociales, sin duda una excelente oportunidad para llegar masivamente al público hispanohablante.

“Estoy honrada y demasiado feliz con esta invitación al desarrollar el curso Introducción al Needle Painting que en poco más de un año ha llegado a más de doce mil alumnos”, comenta Valentina quien, más allá de la repercusión alcanzada por este curso, deposita su mayor satisfacción en el hecho de haber ayudado a cientos de mujeres a sanar a través del bordado, a encontrar su lugar en el mundo logrando incluso emprender con un negocio propio. 

A través de cientos y tal vez miles de terapéuticas puntadas de aguja e hilo, con esmero y dedicación, Valentina Castillo ha demostrado que el talento y la creatividad son el mejor motor para alcanzar los sueños. Sueños que aunque parezcan inalcanzables, cuando el camino se recorre desde el corazón y la intuición, estos sí son  posibles. 

 

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter