DUALIDAD

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
A pasos del mar, observando el singular desierto de la costa peruana y emplazada al límite de la Reserva Natural de Paracas, Casa en Paracas comulga una dualidad que contraviene la contemplación, meditación y relajo en la planta superior, con un diseño proyectado para la vida social y distracción de quienes la habitan en el primer piso. Un nuevo proyecto de Javier Artadi, arquitecto peruano distinguido y galardonado en los cinco continentes.

Habitar Casa en Paracas es experimentar un desierto único, el vacío de la costa peruana. Un proyecto del connotado arquitecto Javier Artadi enmarcado en la dualidad existencial y contemplativa de un paisaje singular, en contrapunto con el área inferior del habitáculo, diseñada especialmente para la distracción y vida social de sus residentes.

La propuesta arquitectónica sintetiza esta dualidad en una construcción realizada en dos piezas, dos volúmenes puros colocados uno encima del otro. El volumen de encima está dispuesto para liberar la parte alta del de debajo,  permitiendo el mayor registro visual desde arriba al desierto, a la vez de generar la sombra necesaria que requiere la terraza ubicada en el primer piso.

Maniobra esencial, mínima. Un gesto para que se produzca este propósito doble – destaca el propio arquitecto desde su oficina en San Isidro, Lima -. “Con una terraza libre y abierta en el nivel superior puedes contemplar el vasto desierto, relajarte y reflexionar; en cambio el primer piso fue diseñado con un propósito social, de diversión”, esgrime Artadi.

Esta singular condición define una doble relación de la casa con el lugar: por un lado con el propio condominio, un oasis construido por el hombre – agua, verde, sombra, arquitectura – y, por otro, con el vasto desierto al cual se abre inmediatamente pasando las fronteras de la propiedad.

Reconocido en los cinco continentes por su carga conceptual,  geometría abstracta y su fuerte relación con el paisaje de la costa desértica del Perú, Javier Artadi enfatiza la construcción del hombre con la geografía del lugar. – A pesar de estar al lado del mar, esta casa contempla el vacío hacia el desierto, señala -. Una edificación emplazada al límite de la Reserva Natural de Paracas, a unos 250 kilómetros al sur de Lima.

FINOS ACABADOS

El sistema estructural de la construcción de 275 metros cuadrados, se compone de columnas y vigas de concreto, con muros de ladrillos y con revoque de cemento. “La capacidad de hacer un acabado liso, perfecto, hecho a mano, es un aspecto fundamental del constructor peruano. Recurso histórico que data de miles de años y se aprecia en las innumerables ruinas del Perú. Algo que personalmente valoro mucho y se ve reflejado en mis proyectos”, enfatiza Javier.

Hay quienes se confunden al ver imágenes de mis obras, teniendo problemas para reconocer la construcción original del render o diseño 3D – añade el arquitecto -. Todo un elogio. Para los enchapes de pisos y paredes de Casa en Paracas se empleó mayormente porcelanato de tonalidades neutras. Cristal templado para las barandas de la terraza superior y ventanas herméticas en toda la casa, pues sopla un viento sur bastante fuerte, convirtiéndose ciertos meses en tormentas de arena.

CONTEMPLACIÓN O DISTRACCIÓN

El programa ha sido también dividido en dos: en el primer piso la sala, el comedor, la terraza-piscina, servicios y dormitorios. En el segundo piso se encuentra el dormitorio principal y un ambiente de esparcimiento multiusos conectado con la terraza superior.

La propuesta establece así dos situaciones de usos muy diferentes. Una social y de descanso en el primer nivel; otra existencial y contemplativa en el segundo. “Aquel espacio nos  recuerda que somos habitantes de un desierto único, el desierto de la costa peruana”, reflexiona Javier Artadi.

Ficha Técnica

Nombre del Proyecto: Casa en Paracas

Ubicación: Distrito de Paracas, Ica, Perú

Arquitecto: Javier Artadi

Área del terreno: 495.68 m2

Área techada: 275. 41 m2

Fotógrafo: Elsa Ramírez

www.elsaanaramirez.com

Ing. Estructural: Jorge Indacochea

Ing. Sanitaria: Gorki Olivo Ferrel

Ing. Eléctrica: Román Zevallos

 

FINOS ACABADOS

El sistema estructural de la construcción de 275 metros cuadrados, se compone de columnas y vigas de concreto, con muros de ladrillos y con revoque de cemento. “La capacidad de hacer un acabado liso, perfecto, hecho a mano, es un aspecto fundamental del constructor peruano. Recurso histórico que data de miles de años y se aprecia en las innumerables ruinas del Perú. Algo que personalmente valoro mucho y se ve reflejado en mis proyectos”, enfatiza Javier.

Hay quienes se confunden al ver imágenes de mis obras, teniendo problemas para reconocer la construcción original del render o diseño 3D – añade el arquitecto -. Todo un elogio. Para los enchapes de pisos y paredes de Casa en Paracas se empleó mayormente porcelanato de tonalidades neutras. Cristal templado para las barandas de la terraza superior y ventanas herméticas en toda la casa, pues sopla un viento sur bastante fuerte, convirtiéndose ciertos meses en tormentas de arena.

CONTEMPLACIÓN O DISTRACCIÓN

El programa ha sido también dividido en dos: en el primer piso la sala, el comedor, la terraza-piscina, servicios y dormitorios. En el segundo piso se encuentra el dormitorio principal y un ambiente de esparcimiento multiusos conectado con la terraza superior.

La propuesta establece así dos situaciones de usos muy diferentes. Una social y de descanso en el primer nivel; otra existencial y contemplativa en el segundo. “Aquel espacio nos  recuerda que somos habitantes de un desierto único, el desierto de la costa peruana”, reflexiona Javier Artadi.

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM