Gabriela Mistral en el pincel de Mario Murúa

Con el propósito de contribuir al patrimonio intangible de la memoria visual y escrita en Chile, el pintor nacido en Valparaíso 70 años atrás y que ha residido gran parte de su vida en París, donde acató las exigencias del propio Roberto Matta – dirigidas en ese entonces a los surrealistas latinoamericanos –, retorna a nuestro país con Hola & Ola. Brama el huemul en el libro Poema de Chile de Gabriela Mistral”, exposición permanente en los salones del Palacio Vergara y Palacio Rioja que realza la enriquecedora relación entre literatura e imagen.

IG @ elunicomurua

Escrito por Cristian Muñoz

Fotografías de Olivier Maugis

 

Composiciones llenas de color y trazos únicos demuestran el talento pictórico de Mario Murúa, pintor nacido en Valparaíso, surrealista y figurativo, que viviendo en París durante gran parte de su vida recibió del propio Matta en los años ochenta las exigencias para rescatar mediante su obras la cultura y raíces de aquella Latinoamérica precolombina.

De retorno a nuestro país y con el propósito de contribuir al patrimonio intangible de la memoria visual y escrita en Chile, Murúa presenta en esta ocasión “Hola & Ola. Brama el huemul en el libro Poema de Chile de Gabriela Mistral”, exposición que permanece hasta el mes de abril en los salones del Palacio Vergara y Palacio Rioja.

“El tema central de la exposición es el Poema de Chile”, explica Murúa mientras da las últimas pinceladas de óleo al huemul, como tótem de la escultura precolombina y de la mitología mistraliana.

¿En qué consiste? – pregunta el propio pintor -. “En una escritura de 130 poemas que cuentan la historia de Gabriela Mistral, quien con toda su memoria psíquica, mental y física regresa a Chile en una especie de viaje fantomático flotando en el aire junto al huemul y el niño diaguita”, se responde a sí mismo.

Consciente de las significaciones e interpretaciones en torno a la visión aborigen latinoamericana en la literatura de Lucila Godoy, el pintor explica en términos coherentes el viaje de la poetisa chilena. “Busqué el lado simple, dibujando un viaje donde Gabriela y sus personajes aparecen en la Quinta Región para luego retornar a La Serena”.

Exponiendo óleos de gran tamaño Murúa demuestra una vez su admiración hacia la Nobel de Literatura, indagando aspectos vinculados a su infancia y juventud, sus raíces. Con vívidos colores el artista pinta a una poeta alegre, fuerte, inserta en mágicos paisajes, conectada con la naturaleza y los parajes del Valle de Elqui.

Mario Murúa se define como Artista viajero, Diaguita universal y Lucilamente enamorado

 

ARTISTA VIAJERO

Nacido en el puerto de Valparaíso siete décadas atrás, Murua se define como diaguita universal por su abuela alfarera y su profesión de vender imágenes. Vio el mar y la curva de la tierra antes de conocer la selva paraguaya y las icónicas metrópolis de Buenos Aires, Río de Janeiro y Sao Paulo.

El haber ganado un premio de afiche en Colombia significó su estadía en Francia donde no hizo más que pintar y pintar. “Viví en Paris y cuando nos juntamos los amigos creamos el Grupo Magia Imagen, un grupo magnifico, único y singular donde se cruzaban las pistas de eso afroindolatino. Roberto Matta fue quien nos puso la exigencia (que venía de los surrealistas), que fuésemos fuertes y nos casáramos con la Pachamama”, relata.

De retorno a su país natal, Mario fundó en 1994 la Escuela Urbana Canimagista destinada a promover su teoría y formar nuevos cultores de ella en Santiago. Se interesó asimismo por mostrar Valparaíso, recreando la vida nocturna del puerto, los viajeros, los amores fugaces y las despedidas con escenas cotidianas sencillas de gran colorido.

Hispanoparlante que además domina el francés, Murúa ha demostrado un especial interés por las tradiciones nativas chilenas y por los poetas, especialmente Gabriela Mistral, ilustrando el libro Carta de Amor de Enrique Lihn a Gabriela Mistral en el 2001, intervenido como libro-objeto.

Kilómetros de cuadros y más de medio siglo de lecturas, viajes y visitas a museos, esconden la creación de mundos donde las reglas se asemejan a un delirio de colores tropicales y musicales, “donde el hacer más temas misteriosos y poéticos para seducirnos de imagen”, según narra. Hoy, a sus 70 años recién cumplidos, el pintor Mario Murúa se yergue entre los surrealistas latinoamericanos más aclamados y reconocidos internacionalmente.

La presentación y postulación de Mario Murúa al Premio Nacional Artes Plásticas 2021 se basa en la vida y obra del artista, pintor y grabador, en su aporte para el género de las Artes Plásticas, posicionándolo como “Maestro de la Gráfica”, a través de la técnica surrealista, que con sus colores y trazos únicos transforma su obra en un potente catalizador de las culturas de los pueblos originarios de América Latina.

Otras lecturas

Casa Lava

La obra del arquitecto peruano Martín Dulanto Sangalli aprovecha las oscilaciones del terreno en el

Suscríbete a nuestro Newsletter