Grounding o Earthing: el placer terapéutico de caminar descalzos

Somos energía en movimiento, y pareciera lógico que nuestra base de recarga es la tierra. ¿Y si pudiéramos “cargarnos” de energía de manera tan simple como conectando nuestro cable a tierra?

El concepto Earthing hace alusión simplemente al acto de poner los pies y/o caminar descalzos sobre la superficie natural del planeta. Una terapia con múltiples beneficios que no requiere gastos económicos ni rituales especiales. Todo lo que necesitamos es liberarnos de objetos sintéticos que en el día a día funcionan como aislantes, por ejemplo, los zapatos.

Por mucho tiempo hemos perdido algo tan básico y vital para nuestra salud como es la simple conexión con la tierra en la que vivimos.

Décadas atrás este contacto se daba de manera natural: nuestros antepasados caminaban a pie pelado sin cuestionarse si tenía alguna implicancia en nuestra salud.

Hoy en día estamos la mayor parte del tiempo aislados de esta energía natural: usamos calzado constantemente, tapizamos el suelo con distintos materiales. Asfalto en la vía pública, alfombras y otros tipos de aislantes sintéticos que nos impiden sentir la fuerza de la naturaleza a través de la planta de nuestros pies.

Distintos estudios han demostrado que la tierra y otras superficies naturales (arena, mar, hierbas y plantas nativas) afectan positivamente la fisiología y salud humana a través de traspaso de energía.

El planeta tierra es una fuente inagotable de electrones. Al estar en directo contacto con la superficie natural de este permitimos que estos electrones circulen a nuestro cuerpo.

Los seres humanos somos capaces de emitir y captar energía desde y hacia el medio que nos rodea. La mayoría de los procesos y reacciones biológicas que ocurren en nuestro cuerpo se producen también por intercambio de energía.

En general en estos intercambios se producen iones cargados positivamente y para lograr un equilibrio y estabilidad necesitamos cargas negativas (electrones) también. A través del grounding somos capaces de aprovechar estas cargas eléctricas provenientes de la tierra y beneficiarnos de ella.

Distintos desequilibrios y falta de conexión es lo que vivimos a diario en las grandes ciudades. Por ejemplo, al respirar aire contaminado o consumir un exceso de productos procesados en nuestra alimentación, al experimentar emociones intensas y exceso de estrés, o al utilizar aparatos electrónicos y vivir en un entorno iluminado artificialmente.

Beneficios de caminar descalzos:

  1. Aumenta nivel de energía vital
  2. Promueve el contacto con la naturaleza y conexión con el tiempo presente
  3. Diversos estudios demuestran efectos beneficiosos en la modulación del estrés: disminuye secreción de cortisol (hormona del estrés) y aumenta el tono parasimpático (promueve calma)
  4. Reduce inflamación y oxidación de nuestro organismo a nivel celular y a través de esto, ayuda a la disminución de dolores crónicos
  5. Mejora la respuesta inmune
  6. Sincroniza ritmos naturales y mejora la calidad del sueño

Como seres vivos parte del planeta tierra nos beneficiamos de reconectar con nuestro hábitat natural. Muchas de las patologías y condiciones que sufrimos en los tiempos modernos responden de cierta manera al déficit de naturaleza y cada vez se vuelve más necesario volver a lo natural…

¡A sacarse los zapatos!

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter