HOTEL PUNTA PIQUEROS, UN MAR DE DUDAS

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
9 años transcurrieron desde que la municipalidad de Concón otorgara en enero de 2011 el permiso de edificación a la Inmobiliaria Punta Piqueros S.A. para construir el primer hotel cinco estrellas de la comuna. Aunque se esperaba terminarlo en 4 años, con una inversión de U$40 millones, hoy en día permanece la incertidumbre respecto al desenlace de una edificación que alcanza un 99% de su obra gruesa, con un costo que bordea los 70 millones de la divisa norteamericana. Liderando el rechazo a la construcción del Hotel Punta Piqueros en el borde costero, el Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar, exige la demolición de la edificación que se encuentra paralizada desde diciembre pasado, a raíz del fallo de la Corte Suprema. Pero, ¿es la demolición una solución?¿se recomienda desde el punto de vista ambiental, o terminaría por causar un daño de magnitud?, ¿ganaría la comunidad conconina con el derrumbe de la obra, o solo se transformaría en el estandarte de lucha del grupo viñamarino? De seguir estancado el hotel, ¿exigirá la inmobiliaria una indemnización millonaria al municipio? Haciendo un repaso a la cronología judicial del inmueble – propiedad de las familias Bolocco, Urenda y Said -, Costa Comunicaciones quiso conocer la postura y opinión de expertos, de la comunidad local y del municipio conconino respecto al desenlace del Hotel Punta Piqueros. Escrito por Cristian M. Caces

N

ueve años han transcurrido desde que la municipalidad de Concón otorgara en 2011 el permiso de edificación  a la Inmobiliaria Punta Piqueros S.A. para concretar el primer hotel cinco estrellas de la comuna, proyecto que con una inversión inicial de U$40 millones, se construiría en cuatro años. En un desenlace incierto, la edificación permanece paralizado desde diciembre pasado a raíz de un nuevo fallo de la Corte Suprema [Ver cronología Hotel Punta Piqueros].

Situado en el borde costero a pasos de la Roca Oceánica y con un 99% de su obra gruesa terminada, al redoblar esfuerzos económicos que bordean los U$70 millones,  el Hotel Punta Piqueros  – propiedad del grupo Urenda, Bolocco y Said – se vio fuertemente golpeado con la sentencia del máximo tribunal que invalidó el permiso de edificación n° 007 del 10 de enero de 2011 por la Dirección de Obras Municipal (DOM) de Concón.

El fallo del 19 de noviembre del 2019, declara  “que el proyecto hotelero compuesto de dos edificaciones de nueve y seis pisos respectivamente […] carece de permiso de edificación; proyecto que en primer término deberá someterse al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental”.

Cabe destacar, que desde mayo de 2017 rige el nuevo Plan Regulador Comunal en Concón, limitando en  7 metros la altura máxima para aquellas edificaciones situadas en el borde costero (denominada Zona Litoral Marítimo 2). Problema no menor, pues midiendo desde la calzada del camino costero o Avenida Borgoño, la altura que sobresale del Hotel Punta Piqueros se acerca a los 13 metros.

Frente a un nuevo obstáculo, predomina un mar de dudas. ¿Cuál será el desenlace del primer hotel cinco estrellas de Concón? Costa Comunicaciones quiso conocer la opinión y postura de representantes de la comunidad, del propio municipio, de quienes apoyan y rechazan el proyecto, y presentar los posibles escenarios que enfrentaría la millonaria edificación.

¿DEMOLER?

Buscando soluciones mediante la vía legal, la Inmobiliaria Punta Piqueros S.A. presentó  en marzo pasado un recurso de revisión, solicitud denegada por la Corte Suprema.  No conforme, acudió en abril al Tribunal Constitucional sin obtener éxito.

Para Gabriel Muñoz, abogado del Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar – agrupación que ha protagonizado los recursos judiciales para derrocar el proyecto -, este es un golpe de gracia. “Creo que  la autoridad competente tiene la obligación de hacerse cargo de estos fallos;  y  para cumplirlo no queda otra situación más que demoler el hotel. Si la autoridad no toma las medidas del caso, lo vamos a tener que pedir nosotros”. 

Ahora bien, ¿será la solución una demolición o se arriesgaría un detrimento de proporciones? En opinión del ex concejal de Concón, Bernardo Guerra “el daño ambiental que provocó la construcción es uno.  Pero al demolerlo, según conversaciones con varias personas a título personal, se provocaría un daño ambiental tres veces superior. Además, sería ilógico concluir que una inmobiliaria que ha superado con creces su inversión destinaría onerosos recursos tecnológicos para aminorar los daños”, añade el presidente comunal de la UDI.

¿Qué opinan los expertos? A criterio de Cristian Garin Stuardo,  “la demolición de una edificación es compleja, costosa y con el gran riesgo de generar un mayor impacto ambiental que en la etapa de su propia construcción, sobre todo cuando su estructura es diseñada y concebida para permanecer y resistir en el tiempo (Estructura de Hormigón Armado)”, asevera el   CEO & Founder de construccioncircular.cl.

Para la ingeniera en Medio Ambiente y Recursos Naturales, Paula Palma, una eventual demolición  “significaría una impacto ambiental significativo y en algunos aspectos ambientales serían serios, sin remedio,  como por ejemplo: la destrucción total de madrigueras naturales y zonas de descanso del chungungo, el gaviotín monja y el guanay, especies vulnerables que habitan dentro del área de influencia del proyecto”.

Otro impacto no menor considerado por la encargada de medio ambiente de la Inmobiliaria Punta Piqueros,  “sería la contaminación del suelo marino con los materiales propios de una demolición, que destruirían parte considerable del área de manejo, además de la fauna bentónica propia del lugar”.

 

CAMBIA LA ESCENA, SE REPITE EL ACTOR

¿Qué razones condujeron al Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar, a acudir a la sala de la Corte Suprema donde actuaba el señor Pierry? Toda vez, que desde el primer fallo en 2013, Pedro Pierry firma como ministro del máximo tribunal, acogiendo el reclamo del comité viñamarino.

Anteriormente el defensor había dado muestras de su rechazo a cualquier construcción en el borde costero, específicamente, en el Peñón Oreja de Burro.

Finalmente, es el mismo jurista quien firma en noviembre de 2019 como abogado integrante de la Corte Suprema, el dictamen que invalida el permiso de edificación del Hotel ¿debió haberse inhabilitado como abogado?…

Lo desconocemos, pero queda una duda razonable o una sensación inquietante de este fallo.

 

DECONSTRUCCIÓN

Entrevistando a expertos que se oponen a la concreción del proyecto hotelero, la palabra demolición cobra menos fuerza y surge una nueva propuesta. “Yo prefiero hablar de deconstruir – lo que equivale a una demolición racionalizada – en vez de demoler”, señala Laura Garrido,  miembro del Colegio Regional de Arquitectos. 

Para la arquitecta que también participó del Comité Pro Defensa y se define como ciudadana costera, más que hablar del futuro del Hotel Punta Piqueros, “el acento va en la visión urbanística del borde costero, allí no se puede seguir construyendo”, puntualiza. 

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Costa Comunicaciones también conversó con Ilen Sáez Larravide, arquitecta UTFSM y presidenta de Patrimonio Vivo Costa, organización con base territorial en Concón. Respecto a una demolición como solución, reconoció no contar con la  suficiente información para dar una respuesta detallada.

Eso sí, señaló que “como no es algo habitual aquí en Chile, ni la demolición ni la deconstrucción, lo más probable es que si se demuele van a caer todos los escombros al mar”. De allí que a su entender urge mayor educación y participación ciudadana.

“Yo tampoco puedo ser tan surrealista o tan inconsciente de decir: quiero que se demuela. La verdad no tengo la postura todavía clara. Por eso creo que necesitamos una participación ciudadana donde hayan técnicos y expertos en el tema, porque cuando te vas educando vas cambiando tu opinión” (sic), aseveró la también miembro del Colegio Regional de Arquitectos.

De todos modos, insistió en hacer un llamado para organizar una reunión, aunque sea a través de plataformas digitales, donde un panel de expertos en áreas arquitectónicas, ambientalistas, judiciales y económicas aporten con mayor conocimiento a la población.

¿QUÉ OPINAN LOS CONCONINOS?

Conocida del rubro gastronómico, Karen Olivares, dueña del restorán Rincón de Charlie, participó años atrás en las reuniones en que se exponía el proyecto. “Siempre creímos que era una oportunidad buena para todos; claramente quienes se interponen no son de Concón. Además dejar el hotel como un elefante blanco tampoco sería muy lindo”, señala.

Entre los pescadores que participaron en las charlas con la inmobiliaria Punta Piqueros, Rodrigo Cordero, actual alcalde de mar de Caleta Montemar, – con jurisdicción en las aguas que rodean al proyecto turístico -, considera que “sería más dañino destruirlo. Es mejor que cumpla su función como hotel. De hecho nosotros íbamos a trabajar junto con ellos, nos iban a capacitar para trasladar pasajeros y varias ideas más”.

Por su parte Elda Arteaga, presidenta de la Unión Comunal de Concón o UNCO, fue categórica en su respuesta. “Si ya tienen construido el 99%  yo soy de la opinión que se termine, porque no es justo que quede un elefante blanco, una mole de cemento sin ninguna utilidad. Y el demolerlo también sería un detrimento para el medio ambiente, sería un daño doble”.

La dirigenta apuntó asimismo al plus económico que significaría el hotel para la comuna. “Del punto de vista de los vecinos con quienes converso y tengo contacto, te puedo asegurar que nosotros necesitamos fuentes de trabajo. El Liceo de Concón necesita un lugar donde los chicos de turismo hagan sus prácticas de gastronomía, también hay convenios con los microempresarios, artesanos, pescadores y operadores turísticos para trabajar con el hotel Punta Piqueros, entre artesanos, sector turismo, pescadores, entre otros”.

Considerando que el Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y  Cultural de Viña del Mar, pertenece, tal como su nombre lo señala, a otra comuna, Elda Arteaga fue enfática. ¿Acaso Viña nos toma en cuenta para construir?, ¿hemos ido nosotros a colocar recursos de protección a la ciudad vecina?

En la misma línea argumentativa, Bernardo Guerra, expresa el sentir de una comunidad conconina que alza la voz “en contra de un Comité apadrinado por los intereses del heredero BCI, Jorge Yarur Bascuñán, un ente que no considera la opinión de una comunidad ni de sus vecinos”.

Eso sí, es enfático al exigir medidas de compensación, no de mitigación. “El hotel ya se construyó,  ya no queremos más daño ambiental. Ahora necesitamos compensaciones – un polideportivo o una  piscina olímpica y asegurar puestos de trabajo-. Hoy es inviable pensar que el hotel se deba destruir”, declara el presidente del Comité de Adelanto y Desarrollo de Colmo Sur.

 

Diseñado por el arquitecto Max Nuñez, en asociación con el arquitecto Yves Besacon, el primer hotel cinco estrellas de Concón contempla 134 habitaciones, 134 estacionamientos, 9 pisos en total: tres desde el nivel de la calle hacia arriba y seis niveles hacia abajo con las siguientes características:

  • Construcción de sección de ciclovía, paseo peatonal de borde costero y área de protección y seguridad.
  • Sistema de rociadores, sensores de humo, vías de evacuación, climatización.
  • Salones con capacidad para 400 personas.
  • Restaurant, bar y terrazas descubiertas.
  • Piscina temperada.
  • Spa y gimnasio de 500 metros cuadrados.

 

VERTEDERO CLANDESTINO

Como presidente del Comité de Desarrollo Turístico de Concón, Mario Núñez, repasa el detrimento de este sector rocoso. “Los que somos conconinos antiguos y conocimos vimos cómo las constructoras botaban por las noches escombros en este sector. Esto era un vertedero clandestino. Pero nadie habla de eso”.

Para el ex concejal, quien en la época votó a favor del proyecto, este hotel cinco estrellas “contrataría en su mayoría a gente de Concón es decir, reviste una importante fuente de trabajo para muchas familias. Personalmente, soy Pro Hotel Punta Piqueros, pues le da un plus a nuestra comuna”, asevera.

DEMANDA AL MUNICIPIO

Si bien la comunidad conconina ha expresado su inquietud por tener un “elefante blanco” en la comuna, o asumir un mayor daño ambiental por efectos de una demolición, no se ha considerado con detenimiento el perjuicio que podría significar para el municipio conconino una eventual demanda de parte de la propia inmobiliaria.

¿Por qué decimos esto? Primero, se debe considerar que todos los recursos y demandas judiciales apuntan directamente al municipio local, por haber  otorgado “un permiso ilegal de edificación”,  según reclaman.

Una eventual demanda al municipio – sí  implica un detrimento patrimonial grande – reconoce Patricio Anders, director jurídico de la municipalidad conconina.   “Es más perjudicial dejar sin efecto todo, llegar a una posible demolición del proyecto, que este acto cuestionado originalmente se mantenga y obtenga el permiso […] incluso el municipio se puede ver expuesto a acciones judiciales que pueden ser más perniciosas económicamente por la magnitud de la obra, por la cuantía de esa demanda” (sic).

A juicio del abogado, el dictamen de la Corte Suprema fue innovador a nivel nacional, argumentando que según el artículo 25 de la Ley de Medio Ambiente, la municipalidad debe requerir un Estudio de Impacto Ambiental – en caso de que el proyecto lo requiera – a  través de la DOM “al momento de la recepción definitiva, no al momento de otorgar el permiso de edificación”.

Incluso comenta que “todas las direcciones de obras quedaron un poco asustadas con este fallo, porque sentó un precedente en donde se está obligando a cualquier inmobiliaria  previo a solicitar el permiso de edificación, solicitar el estudio ambiental”.

 

CRONOLOGÍA HOTEL PUNTA PIQUEROS

10 de Enero 2011.- Dirección de Obras Municipal de Concón otorga permiso de edificación N° 007 a inmobiliaria Punta Piqueros S.A.

2012.- Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar presenta Reclamo de Ilegalidad ante  Corte de Apelaciones Valparaíso (solicitud rechazada).

2 de Mayo de 2013.-  Corte Suprema acoge recurso de casación presentado por el Comité Pro Defensa, dejando sin efecto el permiso de edificación N° 007, mientras no se cumpla con Evaluación Ambiental.

2 de septiembre de 2014.- Se califica ambientalmente favorable el proyecto Hotel Punta Piqueros con  RCA N°322-14. Municipio reactiva permiso de obras.

27 de octubre de 2014.- Comité Pro Defensa del patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar presenta recurso de reclamación ante el Comité de Ministros.

2 de septiembre de 2015.- Comité de Ministros acuerda rechazar el reclamo presentado por la agrupación viñamarina.

15 de octubre de 2015-. Agrupación viñamarina interpone, en el Tribunal Ambiental de Santiago, reclamación contra la resolución señalada anteriormente, la que fue admitida.

2 de diciembre de 2016.- Segundo Tribunal Ambiental de Santiago suspende decreto alcaldicio que dio el permiso de edificación al Hotel Punta Piqueros.

Noviembre de 2017.- Corte Suprema ratifica fallo de diciembre pasado del Tribunal Ambiental, que obligaba a retrotraer los permisos ambientales del proyecto hasta que se dictó el Icasara 2.

Noviembre de 2018.- Hotel Punta Piqueros obtiene segunda aprobación unánime del Servicio de Evaluación Ambiental, con RCA Nº46/2018

19 de noviembre de 2019.- Corte Suprema invalida permiso de edificación, dejando sin efectos decretos edilicios anteriores. 

10 de marzo de 2020.- Corte Suprema rechaza recurso de revisión solicitado por Inmobiliaria Punta Piqueros S.A.

20 de abril de 2020.- El Tribunal Constitucional declaró inadmisible el requerimiento de Punta Piqueros en contra de la sentencia de la Corte Suprema.

 

DESENLACE

Habrá que esperar los pasos de la propia inmobiliaria, pues la Corte Suprema no catapultó al Hotel Punta Piqueros, – como muchos creerían –  más bien señala que “en primer término deberá someterse al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental” en los términos dispuestos por el Tribunal Ambiental.

¿Optará finalmente, el propio concejo municipal por modificar el plan regulador y allanar el camino de la inmobiliaria hacia la obtención de un nuevo permiso de edificación? Esperamos que la marea de incertidumbre baje pronto para despejar este gran mar de dudas que baña al Hotel Punta Piqueros.

Danos tu opinión

RELACIONADOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

#SOMOSCOSTA

SÍGUENOS EN INSTAGRAM