Interpretación

Con más de dos décadas dedicada al diseño de interiores, Alejandra Vicuña se considera una fanática del color capaz de conjugar los gustos del cliente con la   arquitectura del lugar frente a la variedad de texturas y materiales que le permiten crear espacios con sentido.

Por Marcela Cademartori

IG @alejandravicuñal

Se considera una fanática del color; pese a reconocer que en Chile aún no hacemos el quiebre para atrevernos a incorporar tonalidades más fuertes y energizantes en los proyectos decorativos.

Con más de dos décadas dedicada al diseño de interiores, Alejandra Vicuña nos cuenta que llegó a este rubro por casualidad. “De profesión soy diseñadora y por cerca de 15 años trabajé diseñando ropa deportiva para grandes marcas. Cuando nació mi tercer hijo decidí retirarme. Un día una amiga me pidió que la ayudara a decorar su casa y así fue como partí en el diseño de interiores, un mundo que siempre me encantó. En mi casa siempre estaba haciendo cosas, pintando o renovando muebles”.

Y esta casualidad le tenía preparada a Alejandra un recorrido en el cual ha logrado demostrar que cuando talento e inspiración se unen, son la mezcla perfecta para crear proyectos capaces de evocar emociones y sensaciones. “Es que los espacios están hechos para vivirlos, y desde esta mirada es fundamental interpretar lo que cada persona quiere, busca o necesita en su casa”.

Para Alejandra cada proyecto es único y debe ser capaz de captar la esencia de quienes habitarán los espacios, sus necesidades y estilos de vida. “Por eso es difícil hablar de tendencias específicas. Hoy hay una diversidad muy grande de gustos. Cada proyecto debe tener un sello propio. La clave está en la interpretación que se hace a partir de lo que tus clientes quieren y cómo eso se lleva a un resultado final”.

Un mercado que ofrece hoy una diversidad de alternativas de texturas y materiales es para Alejandra el mejor punto de partida para crear espacios con sentido.

ATREVERSE, INNOVAR Y DISFRUTAR

El rol que hoy un decorador tiene ha tomado relevancia al momento de concebir proyectos arquitectónicos. Hacer conversar arquitectura, construcción, paisajismo y decoración son puntos claves para armar un relato que lleve a un todo en equilibrio. “Por eso para mí es tan importante iniciar mis diseños casi junto con lo que el arquitecto está haciendo, ya que los elementos decorativos deben guarden una coherencia con la arquitectura en cuanto a color, texturas y materiales. Si antes era el arquitecto el que desarrollaba este trabajo, hoy son cada vez más las personas que buscan especialistas en las diferentes áreas”.

Y en cuanto al estilo que los chilenos siguen privilegiando, Alejandra enfatiza que lo clásico continúa predominando. “Los tonos neutros y beiges son los preferidos al momento de decorar. Aún existe un poco de temor con la incorporación del color, aunque las generaciones más jóvenes sí se están atreviendo más”.

“Ahora bien, para una primera vivienda siempre recomiendo una base neutra y que el color vaya incorporado en elementos como cojines, cubrecamas y quizás en alguna pared. Uno de los temas principales es tener en cuenta que la decoración no debe aburrir; al contrario, tiene que invitar a disfrutar”.

En una segunda vivienda sucede algo diferente, explica. “Allí si se puede dar el espacio para incorporar una mayor innovación, ya que son lugares en los que no se vive todo el año y por lo general la estadía es de tiempos más cortos”.

OTOÑO

Cuando faltan pocos días para decir adiós al verano y dar la bienvenida al otoño, le consultamos a Alejandra Vicuña por la paleta de colores que se impondrán en esta temporada. “El verde es el color que viene de moda en sus diferentes tonalidades, quizá como evocando la naturaleza y el bienestar que esta entrega. Además, se puede ver cómo algunos espacios seguirán teniendo protagonismo como el living o la cocina, que se convirtieron en puntos de encuentro para la familia durante la pandemia”.

Una casa en Panguipulli, en Lago Ranco y un departamento en Nueva York están dentro de los proyectos más recientes de Alejandra.

“Cada proyecto es un mundo. Es único y por tanto es especial.  Sí es fundamental que cada uno evoque emociones y sensaciones, por me gusta comenzar cada uno desde cero. Ojalá sin referencia previas y en donde la interpretación sea el hilo conductor de inicio a fin”, acota finalmente esta destacada decoradora nacional.

Otras lecturas

Casa Lava

La obra del arquitecto peruano Martín Dulanto Sangalli aprovecha las oscilaciones del terreno en el

Suscríbete a nuestro Newsletter