Islandia. Cálido Invierno

El paisaje salvaje y el contacto con la naturaleza, junto a una gastronomía excepcional y una animada vida nocturna, hacen que viajeros de todo el mundo quieran conocer esta sorprendente tierra de hielo y fuego.

Al sur del círculo polar Ártico se encuentra una isla de paisajes impresionantes y contrastes extremos cuyo nombre significa “tierra de hielo”. Pero en Islandia los inviernos son más cálidos de lo que podemos imaginar, pues se encuentra en un punto caliente en medio de la corriente del Golfo.

Destaca su continua dualidad: del sol de medianoche a la noche polar, del hielo más espectacular al fuego de sus volcanes, de los baños a 30º a los deportes a -10º, de las playas de arena negra a cascadas espectaculares, del sol a la lluvia y la nieve sin previo aviso… Islandia es asombrosa y sus inviernos son extraordinarios.

Es el país con la menor densidad poblacional de toda Europa, posee regiones totalmente deshabitadas, y de sus 310.000 habitantes, casi la mitad viven en su capital, Reikiavik. Llegar a la isla es fácil: en cuatro horas de vuelo desde España se desembarca en el aeropuerto Internacional de Keflavik, a 48 kilómetros de la capital.

La noche más larga

Es cierto que en esta época del año apenas hay cuatro horas de luz al día y entre el 21 y 22 de diciembre tiene lugar la noche más larga, que dura casi 20 horas. Parece deprimente, pero nada más lejos de la realidad: los islandeses son gente muy cálida y les gusta reunirse en bares y clubes para escuchar música y charlar, sobre todo con los viajeros.

Además, durante las noches de diciembre a marzo hacen su aparición las fascinantes auroras boreales, y hay multitud de tours nocturnos para ir en busca de estos increíbles fenómenos naturales de formas y colores caprichosos, sin duda uno de los mayores atractivos del país.

Pero hay otras imperdibles que hacen de Islandia un destino sumamente llamativo, como las cuevas de hielo que se forman en el glaciar Vatnajökull, el más grande de Europa, y que desaparecen en verano por el deshielo. La experiencia es única.

De hecho, más del diez por ciento de la isla está cubierta de glaciares, lo que permite realizar excursiones con crampones por su superficie. Pero como estos grandes bloques de hielo están en perpetuo movimiento, y por ello se forman grietas y fosas que no se ven, es necesario contratar un guía profesional por seguridad.

Turismo-Aventura

La oferta es amplia y los glaciares más conocidos son: Hofsjökull, en el interior de la isla; Sólheimajökull, Mýrdalsjökull, Eyjafjallajökull -que alberga uno de los volcanes más grandes y activos del país, Katla-; Drangajökull y Langjökull, el más popular por sus excursiones en moto de nieve con los que se puede experimentar adrenalina mientras se aprecian unas vistas únicas.

El país ofrece todo tipo de actividades relacionadas con los deportes de invierno: esquí, trineos, snowboard… pero no todo es nieve y hielo. Uno de los grandes placeres de los islandeses son los baños termales en piscinas al aire libre alimentadas por aguas calientes fruto de la actividad geotérmica de sus volcanes (la isla se encuentra en la confluencia de dos placas tectónicas).

Casi todas las localidades disponen de su particular piscina. El más famoso spa de toda Islandia es el Blue Lagoon, pero hay muchos más: Seljavallalaug y Reykjadalur, que son totalmente gratuitos; Laugarvatn, con su sorprendente géiser-sauna, o los baños naturales del lago Mývatn, menos masificados, entre otros.

Hay más alternativas, como la ruta del Círculo Dorado, que agrupa tres lugares emblemáticos: las impresionantes cascadas de Gullfoss, con un salto de agua de 32 metros en un estrecho acantilado natural de unos 70 metros; el valle de Haukadalur, conocido por los géiseres que brotan de las entrañas de la tierra; y la falla de Thingvellir, con una profundidad de hasta 40 metros.

El paisaje salvaje y el contacto con la naturaleza, junto a una gastronomía excepcional y una animada vida nocturna, hacen que viajeros de todo el mundo quieran conocer esta sorprendente tierra de hielo y fuego.

Otras lecturas

Recorriendo el mundo

“Una dupla atómica”. Así se podría bautizar a esta pareja de deportistas que han hecho

Suscríbete a nuestro Newsletter