La Marea Macramé. Entre nudos

Oficios que hoy vuelven a ser protagonistas nos llevan a conocer qué hay detrás de técnicas como el macramé. Daniela Navas nos introduce en un mundo que no solo rescata el arte de los nudos, sino que nos relata cómo a partir de esto renace un nueva propuesta para el mundo del diseño y la decoración de interiores.

Por Marcela Cademartori

Imágenes de IG la_marea_macrame

Las olas y la danza de las mareas parecieran dar el ritmo con el cual Daniela Navas va entrelazando nudos que terminan siendo parte de un diseño en donde capas, texturas y relieves, pueden dar vida a una diversidad de productos decorativos.

Precisamente en este mundo de tejidos cobra relevancia un oficio a partir del cual la artista crea obras que nacen desde una inspiración espontánea. “Si bien existen patrones de nudos, es en la combinación de estos en donde explota la creación hacia un sinnúmero de diseños”.

Además – añade con evidente entusiasmo la fotógrafa y anudadora autodidacta –, “el macramé es una técnica textil que te permite hacer desde un colgante para plantas, hasta un cubrecama, alfombras e incluso, prendas de vestir. ¡Es un mundo maravilloso!”.

Daniela relata que llegó a vivir a la Quinta Región proveniente de Santiago hace diez años, y fue hace cinco que comenzó a descubrir y encantarse con el macramé. Coincidió en alguna medida en que también se puso a surfear. “Estar más en conexión con lo natural me llevó a descubrir cómo a partir del algodón, y también algunas fibras, se podía realizar manualidades como las que hoy estoy haciendo, pero también junto a un diseño que te vuelca y te conecta con el entorno”.

ESPACIOS DE LIBERTAD

El mundo del macramé es muy amplio, por ello la artista encontró su espacio en la elaboración de pantallas para lámparas desde donde ha desplegado un torrente artístico que la lleva a explotar una habilidad innata de crear en libertad. Para ella es el ritmo de la espontaneidad y de aquello que se va descubriendo en el camino, lo que termina de sorprenderla cuando un producto está ya terminado.

Y acá justamente es donde radica uno de los principales valores de la marca. Una producción cuya línea refleja el sello de lo único y original. “De todos modos, cada vez que hago un trabajo anoto los puntos utilizados como si fueran mi manual de procedimiento. Eso lo hago en un cuaderno que la considero mi Biblia”.

Si hay un valor que le debemos reconocer a los productos elaborados en macramé, es la naturalidad con la que se muestran en los diferentes espacios. Al ser una técnica que se realiza con materiales nobles, su relato en los ambientes habla de pureza, frescura,  armonía y una muy cuidada estética.

El arte de ir combinando puntos se convierte en ese talento que Daniela ha sabido explotar y explorar a la perfección, motivo por el cual hoy está diseñando productos para Estados Unidos, Italia y Colombia.

“Me han encargado pantallas de gran tamaño, lo cual se convierte en un tremendo desafío no tan solo desde lo que implica su elaboración, sino también el traslado. Pero esto me encanta porque también habla de un trabajo que busca reconocer las pausas y los tiempos que involucra lo hecho a mano. Creo que las personas están aprendiendo a valorar un diseño que respeta los tiempos”.

Si te interesa conocer o aprender más de este oficio, puedes acceder al curso que Daniela tiene en Domestika, en donde explica desde cero la técnica. Por mientras, te invitamos a realizar un recorrido por su trabajo en su IG @la_marea_macrame y a develar qué se teje “entre nudos”.

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter