LA RAÍZ DE TUS PROBLEMAS

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
“Quererse cuesta caro, pero no quererse cuesta mucho más”.

V

amos, en serio, hemos estado sanos y enfermos y hemos elegido estar rebosantes de vitalidad. Pero si algo no depende de ti, poco o nada podrás hacer. A partir de ahora lo único que importa son tus decisiones… entonces, elige quererte.

¿Posees algún problema de salud? Pues quiérete más. Sí, lo sé, suena algo exagerado. Pero ¿y si te dijera que prácticamente el cien por ciento de tus problemas se solucionan aprendiendo a quererte de verdad?, ¿y si todo partiera del amor propio?

Así es, tu medicina es el amor propio. Suena demasiado sencillo, y es que así es. Tenemos la tendencia a complicarlo todo, pero a veces la verdad es tan simple que asusta.

QUÉ IMPLICA QUERERSE

“Donde hay amor, hay vida” Mahatma Gandhi.

  • Quererte es dejar de soñar que avanzas y empezar a avanzar hacia un sueño.
  • Quererte es no proponerte nada que no sea específico o no dependa de ti.
  • Quererte es no juzgarte jamás por algo que no has elegido. Ni permitir que te haga sentir bien o mal.
  • Quererte es ir reemplazando todos tus sueños por metas.
  • Quererte no es esperar a que te elijan: es ser el elegido que se elige a sí mismo.
  • Quererte es creer en tu capacidad cuando nadie más lo hace. Es apostar por ti cuando el mundo te da por muerto.
  • Quererte es concebirte como un producto capaz de revolucionar el mundo y preguntarte qué puede ofrecer dicho producto que ningún otro puede. Y cultivar esa diferencia.
  • Quererte es centrarte en lo que te importa y descuidar aquello que sólo te distrae.
  • Quererte es cultivar un orgullo basado en lo que haces y lo que creas mientras abandonas un ego basado en lo que otros o el mundo te da.
  • Pues ves, admítelo, no te has querido lo suficiente.

Mi mensaje para ti es muy simple: “Quiérete en serio, con toda tu alma. Quiérete como si tu vida dependiera de ello. Porque sí depende. ¡Quiérete y triunfa!”

Y entiende esto, todo amor necesita pruebas. Piénsalo, reflexiona, tómate tu tiempo…

¿Te saboteas de alguna forma? Pues entonces no te quieres lo bastante.

¿Te cuesta mostrar afecto a otras personas o tiendes a fastidiar a las que se supone que deberías cuidar? Porque no te aprecias como deberías.

¿Te supone un esfuerzo indescriptible despegarte de ese asiento? Falta de amor. Amor hacia ti.

¿Te saltas la dieta? Simple. Quiérete más.

¿Lo captas?

Si te quisieras, te lo demostrarías.

Para quererte, necesitas construir un cuerpo con una salud óptima. Un cuerpo que te potencie en lugar de limitarte. Es por ello que la base de todo es tu cuerpo. Cuídalo y  el resto se volverá automáticamente más fuerte.

 

Javiera Vilches · Preparador Físico · instagram @javieravilches.r

Danos tu opinión