María José Mailliard. La Canoísta dorada

Resiliencia, templanza, perseverancia. Características con que la viñamarina de 30 años se consolida en madurez y rendimiento. Y es que a pesar de haber contraído coronavirus a mediados de abril viéndose imposibilitada de entrenar, María José Mailliard acaba de consagrarse como bicampeona del mundo en canotaje.  Desde Barnaul, Rusia, la seleccionada nacional conversó con Costa Magazine mientras continúa preparándose para un desafío histórico: conseguir la primera medalla nacional de esta disciplina en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por Cristian Muñoz – Fotografías de Alejandro Martínez IG @guatapetrainingcenter

Camino al aeropuerto en Rusia para viajar al sur de Siberia occidental, a la ciudad de Barnaul, para disputar su segunda Copa del Mundo, María José Mailliard aprovecha una pausa para conversar con Costa Magazine sobre su reciente consagración como bicampeona mundial de canotaje, de las dificultades para entrenar a causa de la pandemia y del exigente desafío que se ha propuesto: obtener la primera medalla en la historia del canotaje chileno en los Juegos Olímpicos de Tokio.

A sus 30 años, la seleccionada nacional de canotaje ha encontrado en su madurez una de las claves para lograr a mediados de mayo el primer lugar en la competencia C1 5000 – durante la cita mundialista en Hungría – repitiendo la hazaña de 2020.

Logro que realza su desempeño, uno que la tiene clasificada a los JJOO programados para julio de este año, y que la eleva dentro de la elite en la historia del deporte chileno. Un ejemplo de resiliencia para la viñamarina quien a mediados de abril contrajo coronavirus interrumpiendo su entrenamiento por los altos niveles de fiebre.

Con 11 horas más que en nuestro país, quisimos hablar con María José para que nos relate su sentir de vuelta a las competencias estando a muy poco de conseguir un nuevo récord mundial. Un verdadero ejemplo te templanza y perseverancia para una deportista que mantiene la ilusión intacta de conseguir una medalla histórica para el canotaje nacional.

¿Cómo te sientes, luego de volver a la competencia internacional y consagrarte como bicampeona del mundo? Prácticamente todo 2020 y lo que va de este 2021 han sido tiempos difíciles y de mucha incertidumbre. La pandemia nos ha azotado durísimo acostumbrándonos a vivir el día a día, obligándonos a interrumpir los entrenamientos y a cambiar los planes constantemente. A pesar de todo he intentado no parar y hacer lo mejor posible, por eso me alegran estos resultados como una manera de retribuir todo el sacrificio y estrés vivido.

¿Cuál ha sido una de las fórmulas para superarte y vencer a tus contrincantes?

Ser demasiado perseverante y anhelar estar en los Juegos Olímpicos. Ha sido el sueño de toda mi vida. Creo que la fórmula, por decirlo así, radica en que cada vez que nos obligan a parar o a bajar las cargas, yo me las ingenio para seguir entrenando. Agarro los elementos del gimnasio y entreno en casa. Aprovecho cada día a full, no me permito bajar los brazos. Mantengo en mi mente el gran desafío que se avecina en Tokio.

Fue notable ganar en Hungría a pocas semanas de haber contraído Covid, ¿qué tanto te afectó?

Ocurrió a mediados de abril y estuve 11 días en cuarentena. Me las arreglé para entrenar en casa, pero estuve varios días en cama con fiebre, tos, dolores de cuerpo y sintiendo un cansancio absurdo. Eso me hizo frenar en seco la preparación y me perjudicó en algún grado, sobre todo en los momentos de alta exigencia pues aún me cuesta mucho la oxigenación. Según el doctor en un mes aproximadamente estaré sin secuelas.

¿Mantienes la meta de conseguir una medalla histórica en los Juegos Olímpicos?

Han sido tiempos difíciles, muchas veces me he replanteado eso, lo he pensado, porque la pandemia me ha golpeado varias veces postergando o perdiendo mis entrenamientos. Obviamente sientes frustración, te bajoneas, pero luego entiendes que la mayoría de los deportistas de alto rendimiento están igual de complicados. Y cada vez que la pandemia me ha golpeado he sacado a relucir mi mejor versión, así se han visto los resultados.

¿Crees entonces que puedas lograr la hazaña en Tokio?

Los resultados se vieron en Hungría. Pude medirme con las demás chicas, y seguimos vigentes en la pelea. Estamos muy cerradas todas, cualquier cosa puede pasar el día de la competencia. Pero ganará la que llegue mejor preparada física y mentalmente. Por lo mismo intento optimizar mi tiempo con la ilusión intacta y el sueño de obtener la primera medalla en la historia del canotaje chileno en los Juegos Olímpicos.

Se te escucha muy decidida, pero por sobre todo muy feliz…

Es que estamos en Rusia, a un día de empezar la Copa del Mundo, la segunda. Este es mi lugar, es lo que amo hacer. Soy feliz al representar a mi país y volver a experimentar esa adrenalina de medirme con las mejores, soñando en grande con los JJOO. Y nada. Estoy en Barnaul viviendo un sueño que hace meses parecía imposible, así que respiro a concho cada momento, viviendo el día a día, disfrutando del proceso.

A mediados de abril, María José Mailliard consiguió el primer lugar en Hungría, en la prueba de 5 kilómetros o larga distancia, estando a muy poco de conseguir un nuevo récord mundial.

Otras lecturas

Baikal

Entre miles de lagos distribuidos por todo el planeta, hay algunos que presentan características verdaderamente

Suscríbete a nuestro Newsletter