Me siento como uno solo con el piano

Con el futuro literalmente en sus manos y cumpliendo recientemente los 13 años de edad, el ganador del primer concurso latinoamericano de piano “América Para Todos”, y estudiante del Colegio Internacional SEK Pacífico, Juan Pablo Donoso Avendaño, se proyecta como un talentoso concertista deseoso de recorrer el mundo interpretando las más complejas obras de la música clásica. 

Por Cristian Muñoz – Fotografía de Olivier Maugis

Nos detenemos atentamente a escuchar el diálogo interpretado por Juan Pablo en su piano vertical. Debussy, Chopin y Beethoven cobran vida en acordes sonoros, emotivos, en complejas y expresivas melodías ejecutadas del alma de un jovencito de 13 años que gradualmente comienza a desaparecer de la escena terrenal elevándose en una escalera blanquinegra que lo transporta alto, muy alto. 

“Al colocar mis manos sobre las teclas me centro en la música, me transformo y me siento como uno solo con el piano”, describe el alumno del Colegio SEK de Concón que pocos meses atrás obtuvo el primer lugar en el concurso latinoamericano de piano América Para Todos, compitiendo con más de cuarenta artistas en su categoría.

Cuando tenía ocho años de edad y sin provenir de una familia de músicos, escuchó a algunos de sus compañeros – en ese entonces de la Alianza Francesa – tocar piano. Con un pequeño teclado asistió a sus primeras clases en el Taller Los Pinos progresando de forma acelerada. De allí, su profesora le recomendó asistir a un conservatorio con tal de explotar correctamente sus habilidades. 

“Aunque acostumbro a impartir cátedra a chicos más grandes, decidí trabajar con Juan Pablo la primera vez que lo escuché. Su gran capacidad expresiva fue justamente lo que me motivó a ofrecerme como su profesor”, recuerda el reconocido pianista Mario Cervantes, director general del Conservatorio Nacional de Música Sergei Prokofiev. 

Bajo el alero del concertista Mario Cervantes, Juan Pablo ha desarrollado gran parte de su talento adelantándose hasta el segundo año del segundo ciclo del conservatorio, equivalente a sexto año de estudios 

Con talento de sobra Juan Pablo proyecta – literalmente al alcance de sus manos – la carrera de concertista, decisión que cuenta con el respaldo de sus padres mientras sea feliz.  “Queremos brindarles las herramientas a nuestros hijos para que puedan incursionar en aquello que les gusta, y si él quiere o no dedicarse al piano nosotros lo apoyaremos de todas maneras”, comentan Francisca Avendaño y Rodrigo Donoso. 

¿Los avances? Al poco tiempo pudo abordar piezas complejas – explica Cervantes – pues es muy maduro musicalmente, madurez que radica en la asociación entre entendimiento cognitivo e intuición musical. “Generalmente buen equilibrio en ambos aspectos se logra a partir de los catorce años. Con Juan Pablo se logró desde temprana edad al poseer una musicalidad innata, es muy coherente, ordenado al interpretar cada pieza”. 

BUENOS DEDOS

Estuvimos ahí, frente a un muchacho que se transporta al enfrentarse al pianoforte y que ama el desafío de abordar piezas difíciles, obras de los grandes maestros y compositores que requieren de mucha práctica y de un complejo avanzado desarrollo mecánico de ambas manos. 

Pero para Juan Pablo Donoso Avendaño es mucho más simple de lo que parece. “Se trata de entablar una conversación, un diálogo entre mano izquierda y mano derecha”, expone de forma magistral mientras permanece sentado en el banquillo de la sala de música de su hogar, en Bosques de Montemar. 

Hoy nos hemos deleitado conociendo a un talentoso y joven pianista de Concón. Un chico simpático y amable, que no solo aparta un par de horas por día para estudiar una nueva pieza musical, sino también para jugar en línea con sus amigos al Fornite o para un partido de fútbol cuando las condiciones lo permiten. 

Seguramente en poco tiempo viajará al extranjero para seguir desarrollando su potencial hasta cumplir su meta y vivir del arte como concertista de piano. Para ello deberá trabajar mucho más, deberá hacer grandes sacrificios sabiendo que cuenta con todas las herramientas necesarias. 

“Si él lo desea puede ser perfectamente un pianista fenomenal. Va a tener todas las herramientas para elegir sin ningún problema su destino – asegura su profesor de piano Mario Cervantes -. Juan Pablo es un chico súper inteligente, hábil, de gran capacidad expresiva en la música, en el arte, lo que perfectamente marcará la diferencia”.

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter