Mujer, construcción y sostenibilidad

Marisol Cortez, Presidenta CChC Valparaíso

 Con el objetivo de fomentar la participación e inclusión laboral de la Mujer en el rubro de la construcción, el 30 de marzo desarrollamos la primera sesión de la Mesa Técnica Mujer y Construcción, liderada por la Seremi de la Mujer y la Equidad de Género (SMEG) y la Cámara Chilena de la Construcción Valparaíso.

Cumpliendo sus objetivos, en esta primera reunión oficial contamos con la participación entusiasta de los seremis y representantes de Género de las Seremis de Obras Públicas; Vivienda y Urbanismo; Economía; Educación; y de Trabajo y Previsión Social, además del Sence y SernamEG, con quienes trabajaremos de manera colaborativa.

Como presidenta de la Cámara regional, y la primera mujer en nuestros casi 70 años de historia, sólo puedo decirles que estamos muy contentas y orgullosas, porque recién en enero pasado junto a la Seremi MEG, firmamos el convenio e instalamos en nuestra Región de Valparaíso esta Mesa y ya contamos con iniciativas en marcha.

El propósito que nos guía es promover a todo nivel la participación de las mujeres en la industria de la construcción. Y, en el contexto de la pandemia, queremos ponerlas en el centro de todos los esfuerzos que estamos haciendo, para reactivar la economía regional y el empleo.

Con esta acción además estamos complementando un trabajo comprometido que hemos impulsado en la Cámara a nivel nacional y regional, constituyendo el Grupo de Trabajo Mujeres, que en Valparaíso lidera nuestra socia Kattia Ávila, y que se está haciendo cargo de promover la incorporación de mujeres y de superar las brechas de calificación técnica, con foco en tres ámbitos: Trabajadoras, Ejecutivas y Dirigentes Gremiales.

Sabemos que la construcción históricamente ha sido una actividad masculinizada. La participación laboral de la mujer llega a penas a 7% del total, una de las más bajas de todos los sectores productivos del país.

Además, durante estos meses hemos visto cómo la pandemia ha tenido graves efectos en el trabajo femenino. Se estima que por su efecto hemos retrocedido 10 años en la inserción laboral de las mujeres. Por si fuera poco, este ciclo económico de contracción puede seguir afectando los avances alcanzados en la última década.

Frente a ello, debemos ser capaces de generar condiciones que detengan y contrarresten el deterioro de la inserción femenina, particularmente en la construcción. Y como gremio creemos que el camino correcto es generar alianzas público-privadas como la Mesa Mujer y Construcción, que contribuyan a proteger el empleo y fomentar el trabajo remunerado de las mujeres.

Pero vamos a promover la integración de las mujeres por convicción; no por compromiso. Con ellas vamos a ganar en diversidad y a enriquecer los procesos de producción a todo nivel, fomentando la innovación y mejorando la productividad.

La construcción es un motor de creación de empleo y también tiene un rol activo en la autonomía económica de las mujeres y la equidad, lo que debemos seguir promoviendo. Por ello en esta Mesa vamos a crear estrategias que contribuyan a aumentar su participación y permanencia en la industria, pero con igual trato, oportunidades y condiciones laborales que los hombres.

La reactivación económica que impulsamos es además una gran oportunidad para incorporar a la fuerza laboral a muchas mujeres que pueden ser sustento para sus familias, promoviendo con ello un cambio cultural en el país y un desarrollo más sostenible.

Finalmente, quiero decirles que como Cámara creemos que las personas, hombres y mujeres, juntas son la base de cada empresa. Ellas son las que crean valor, superan obstáculos, desarrollan soluciones y logran objetivos. Hombres y mujeres, como colaboradores preparados y comprometidos con la misión y objetivos, permiten a la empresa mejorar su desempeño, crecer y prosperar en el tiempo. Y estamos convencidos de que eso es lo que quiere y necesita Chile.

 

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter