Respiración consciente: la herramienta básica para cuidar tu salud

Por Natalia Delorenzo

¿Que pensarías si alguien te dice que el recurso más maravilloso y accesible que tenemos los seres humanos para restablecer nuestra salud y equilibrio psicoemocional es la respiración?

Respirar es algo sencillo que ocurre sin mayor esfuerzo, por esta misma razón probablemente lo percibimos como carente de valor. Desde que nacemos, el cuerpo sabe cómo respirar para asegurar supervivencia.

El ser humano respira en promedio unas 25 mil veces al día. ¿Cuántas de estas respiraciones las hacemos de manera consciente?

Entendemos que respirar es un proceso fisiológico indispensable para la vida de los seres humanos (y de todos los organismos aeróbicos). La respiración es la única función vital que somos capaces de controlar, y a través de esto, influir y regular el funcionamiento de otros órganos.

Respirar es mucho más que llevar oxígeno a los pulmones y eliminar el dióxido de carbono. A través de este proceso aumentamos nuestra vitalidad física, psíquica y espiritual, ayudándonos a establecer un equilibrio emocional.

Investigaciones científicas recientes demuestran que la respiración rápida, superficial y sin foco puede contribuir a una serie de problemas de salud tanto física como mental: estados ansiosos y/o depresivos, alza en cifras de presión arterial, problemas metabólicos y muchos otros.

Respirar conscientemente es aprender a sentir la respiración en nuestro cuerpo. Parece algo simple, pero ¿cómo se practica?

No es necesario ningún tipo de implemento y puedes hacerlo en cualquier lugar y momento del día: simplemente necesitas inhalar y exhalar lenta y profundamente por la nariz. De a poco observarás que se irá reduciendo el flujo automático y normalmente inconsciente de pensamientos, sentimientos y emociones. Recuerda llevar en todo momento tu atención al presente: siente como el aire entra y tu cuerpo se expande, y como al exhalar todo se contrae.

Existen diferentes técnicas, pero si nunca lo has experimentado te recomiendo que partas por inhalar en 4 segundos y retener en el mismo tiempo, luego exhalar en 4 segundos y esperar estos mismo tiempo antes de la siguiente inhalación (respiración cuadrada o “box breathing”).

Repite este ejercicio las veces que quieras, procurando sentir comodidad y tranquilidad durante tu práctica. La duración la eliges tú: puedes partir por unos minutos y todos los días aumentar algunos segundos.

Beneficios para la salud:

  • Activación de sistema parasimpático, promoviendo calma y tranquilidad
  • Disminución de niveles de cortisol (hormona del estrés)
  • Reducción en cifras de presión arterial
  • Mejora la oxigenación de tejidos y órganos
  • Alivio de dolores agudos y crónicos
  • Alivio de tensiones musculares (promueve la relajación)
  • Ayuda a disminuir el insomnio y problemas del sueño
  • Disminuye estados de ansiedad y estrés
  • Favorece procesos fisiológicos como la digestión

Toma y suelta el aire con consciencia! Al entrenarnos en esta práctica estamos convirtiendo la respiración en una herramienta poderosa para cultivar la salud y el bienestar en nuestra vida.

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter