Sonreír nutre el alma

El buen vivir:

Un espacio en que Patricia Valdés y Paula Pinochet invitan 

a sentir-nos y descubrir-nos, sin más expectativas que un buen vivir…

Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido

(Charles Chaplin)

 

¿Sabías que el sonreír es un acto propio de nuestra especie? Sólo los humanos tienen esta capacidad. Sonreír se define como “hacer con la boca el gesto de la sonrisa”, como también “mostrarse favorable para alguien o algo”, se explica como “gesto de alegría, felicidad o placer que se hace curvando la boca hacia arriba como si se fuese a reír, pero levemente y sin emitir ningún sonido”. Es decir, si al sonreír expresamos alegría, felicidad o placer, qué estamos esperando para concentrarnos en aumentarlas, regalarlas y multiplicarlas.

Inicia la primavera, el buen tiempo y todo florece. Pensamos que es minuto de agregar a nuestra receta del buen vivir algo tan simple y sencillo, como el sonreír.  Sonreír es uno de los pocos actos que no cuesta nada, es absolutamente gratis y un recurso ilimitado de los seres humanos.  

  Hay una sonrisa que es espontánea, responde a buenos momentos expresiones de alegría, lindos recuerdos, logros conseguidos, amores correspondidos, trabajos exitosos – entre tantos otros motivos -; y hay una sonrisa que creamos voluntariamente para agradecer, dar una alegría, afirmar o simplemente responder.

Es una sonrisa que creamos para otro, como una forma de comunicarnos, e incluso puede ser usada como una forma de defensa ante una agresión, ¿has vivido situaciones donde te acercas a una persona que está molesta y con solo una sonrisa cambian la forma de comunicarse?, con una sonrisa deja de estar molesto, e incluso termina dialogando y quién sabe si incluso sonriéndote.

En el siglo XIX Guillaume Duchenne estudió las características de la sonrisa humana y su relación con procesos neurológicos. Sus estudios le permitieron concluir que un determinado tipo de sonrisa, una sonrisa sincera y genuina activaba procesos intelectuales producidos en la zona del cortex (o corteza cerebral) generando endorfinas que permiten al ser humano un estado de mayor felicidad.

¿Por qué cuando sacamos una foto te dicen que sonrías? Porque el sonreír hace bien, se asocia siempre a un instante de alegría, es una expresión de estar en un buen momento, nos acerca a los otros, nos propicia a que aparezcan emociones positivas.   Podemos afirmar que esta expresión facial es asociada a muchos estímulos positivos que te acercaran a la plenitud emocional. 

Si la sonrisa es gratis y beneficiosa es momento de aumentarlas, multiplicarlas y contagiarlas.  Reírse es beneficioso para la salud, previene los infartos, dado que los espasmos que se producen en el diafragma fortalecen los pulmones y el corazón, las carcajadas disminuyen el insomnio, y reírse además rejuvenece la piel porque tiene un efecto tonificante y antiarrugas.

Reírse de uno mismo permite apaciguar el ego y querernos con defectos y cualidades, indica sabiduría y amor propio. Reírse con los demás indica que sabemos compartir, escuchar y disfrutar.

Hoy queremos que juntos comprobemos el poder de la sonrisa. Cuando sonrías hazlo con todo tu ser, pon en esa sonrisa todo lo que quieras comunicar, amor, cariño, gratitud, esperanza, alegría, empatía… ¡Es tanto lo que podemos regalar en una sonrisa y tanto lo que podemos recibir! 

Otras lecturas

Verano a la vista

Los días de calor se hacen más frecuentes y sin darnos cuenta nos encontramos en

Cronutrición

Porqué la hora de comer también importa Siempre se habla de la importancia del tipo

Suscríbete a nuestro Newsletter