¿Tomemos una siesta de café?

Al notar un incremento exponencial de pacientes con problemas de somnolencia tras la pandemia, la doctora Vivian Wanner, especialista en trastornos del sueño, se vio en la necesidad de difundir diferentes tips en sus redes sociales. Si roncas, duermes mal o te levantas con falta de energía, entonces este artículo es para ti.

IG @ dra.vivianwanner

¿Tomar café antes de ir a dormir una siesta? Así es, parece una broma pero te sorprenderán los increíbles beneficios que trae esta extraña mezcla.  Siempre y cuando seamos responsables con las cantidades y los horarios.

Como bien sabemos, diversos estudios han demostrado que dormir una siesta mejora tu rendimiento y nivel de alerta. Si a esto le agregamos una taza de café lograremos un estado aún mejor. 

¿Quieres saber por qué? La doctora Vivian Wanner, especialista en trastornos del sueño, tuvo el agrado de aconsejarnos con el fin de informar y orientar a aquellos que padecen problemas para dormir.

“Al pensar que pasas un tercio de tu vida durmiendo hace de este un tema primordial, por ello, hay que otorgarle el valor que implica – comienza explicando la neuróloga -. Lamentablemente en nuestro país no hay mucha educación al respecto, por ello los pacientes desconocen que existen especialistas que podemos ayudarlos”.

¿Cómo nos ayuda el café?

Además de ser una bebida fundamental en la rutina mañanera de la mayoría de las personas, la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central. A nivel cerebral aumenta la producción de adrenalina y bloquea los receptores de adenosina (neurotransmisor cerebral que provoca somnolencia).

Cuando dormimos, la adenosina se elimina de forma natural de esos receptores y volvemos a estar alerta. Quizás suena un poco complicado, mejor dejemos que los resultados te sorprendan.

Si queremos potenciar los efectos de este esencial bebestible debemos seguir las siguientes recomendaciones de la especialista:

  1. El primer paso y el más importante es tomar la cafeína. Para ello es recomendable que sea bebiendo café, ya que el té o los refrescos contienen esta sustancia pero en menor cantidad y debemos evitar las bebidas energéticas por sus efectos adversos.
  1. Apenas terminemos de tomar este rico bebestible, debemos ir inmediatamente a nuestra zona de relajo. En otras palabras, ve a tu cama y no pierdas el tiempo. Tienes entre 15 a 20 minutos para que tu cuerpo logre digerir la cafeína que luego dará las señales de alerta a tu cerebro.
  1. Duerme una siesta de máximo 30 minutos, de esta manera solo alcanzarás sueño superficial. Este paso es fundamental y si sabes que hay hartas posibilidades de que pases de largo, te recomendamos poner una alarma. Mejor prevenir que lamentar.
  1. Cuando despiertes, la cafeína habrá tenido tiempo de actuar y, combinado con la siestas, te mantendrá activo durante las próximas horas. Nada complicado y súper útil.

Advertencias

La siesta del café o power nap no funciona en todos los pacientes. Hay que tener en cuenta de que cada cuerpo es diferente y eres tú quien debe ser consciente de los efectos que tiene implementar estas prácticas. Aun así, no pierdes nada en probar esto sencillos pasos. 

Por último, debes ser consciente de que no es recomendado beber más de 400 ml de cafeína al día. Si sientes que no te hizo efecto la siesta del café o no lograste dormir por la cafeína, no te preocupes. Doctoras como Vivian Wanner pueden ayudarte a encontrar la solución a tus problemas.

Recuerda que dormir bien significa vivir bien. ¡No dejes de lado tu salud!

Otras lecturas

Suscríbete a nuestro Newsletter