XXV CENA DEL FUEGO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La tarde del sábado 3 de agosto que se vivirá en Valparaíso Sporting Club tiene doble significado especial para el Cuerpo de Bomberos de Viña del Mar. Por una parte, la institución celebra 135 años de servicio público, mientras que la Cena del Fuego cumple 25 años. El superintendente Ricardo Barckhahn no esconde su emoción al adelantar la presencia de Myriam Hernández y Sergio Freire como grandes invitados al evento solidario destinado a seguir recaudando fondos que permitan materializar anhelados proyectos.

Aniversario doble para el Cuerpo de Bomberos de Viña del Mar. El sábado 3 de agosto en Valparaíso Sporting Club  se vive la vigésima quinta versión de la Cena del Fuego, tradicional  evento que cada año promueve la vinculación social y empresarial con viñamarinos y conconinos; a su vez, la respetada institución cumple 135 años de servicio público. El superintendente del CBVM Ricardo Barckhahn adelanta una velada inolvidable con miras a recaudar los fondos necesarios para la materialización de importantes y ambiciosos proyectos.

Y no es sorpresa que esta cena haya alcanzado un cuarto de siglo ya que “se ha  insertado en el ADN de la comunidad; por ello contamos con auspiciadores que nos apoyan por más de 20 años”, menciona el superintendente que, alentado por su padre y abuelo, pertenece a las filas bomberiles de la región desde 1985. Según esclarece el propio timonel, se esperan recaudar $25 millones para concretar anhelados proyectos.

Precisamente, una de las iniciativas que se ha robado la atención de los medios es la construcción del primer Centro de Entrenamiento Regional – campo de preparación de una hectárea emplazado en Reñaca Alto  cedido por el Ministerio de Bienes Nacionales en concesión de uso gratuito por cinco años –  para capacitar a los voluntarios y así potenciar el impagable servicio a la comunidad.

 

Al momento de la entrevista, Ricardo Barckhahn espera que su hijo supere los exámenes de admisión para adherirse a las filas de bomberos, alcanzando así la cuarta generación de voluntarios en su familia.

 

El proyecto esboza la habilitación de 6 mil metros en donde se contempla la construcción de simuladores para trabajo de espacios confinados, entrenamiento vertical, rescate vehicular-estructural, Hazmat (manipulación de sustancias peligrosas), entre otros. También se consideran espacios para camarines, baños, salas de clases teóricas, estacionamientos y casa de guardia.

A la fecha se han invertido unos $50 millones en levantamiento topográfico, limpieza y  estabilización del terreno. “Estamos en proceso de reforestación junto a Conafe porque se han sacado algunos árboles”, señala Barckhahn perteneciente a la 8va Compañía de Bomberos Reñaca,  donde ha ocupado todos los cargos operativos, poseyendo a su vez la medalla de 30 años de servicio.

En este mismo período inicia la construcción de una casa de cuarteleros con un taller de mantención y una o dos estaciones de trabajo – simuladores de incendios o rescate en espacios confinados –, que deben ir con implementación de agua  y gas. “Queremos ser  amigable con el medio ambiente, así que no se utilizan hidrocarburos”, añade el superintendente del CBVM desde el año 2016.

 

Bomberos de Viña del Mar está tramitando con la seremi de Bienes Nacionales la extensión a 50 años de la cesión gratuita del predio en Reñaca Alto.

 

 

TIEMPO & AHORRO

“Según detalla Ricardo Barckhahn Rubio, desde 1991 se ha estado enviando  voluntarios a al extranjero – principalmente a Estados Unidos  – para capacitarse en maniobras especializadas y de alto riesgo. “En el último tiempo viajan unos 25 bomberos anualmente, lo que es bastante costoso.  En cambio, si cuento con un campo de entrenamiento en la zona, puedo traer instructores para que en un par de semanas preparen a una mayor cantidad de bomberos a un considerable menor costo”.

Tomando en cuenta las diez compañías que componen el Cuerpo de Bomberos de Viña del Mar, se podría incluso pensar en doscientos voluntarios capacitados con los más altos estándares internacionales. De allí se desprende la importancia de los eventos benéficos, pues la institución viñamarina requiere un presupuesto anual de mil doscientos millones de pesos, del cual la mitad es entregada por la municipalidad y el Estado.

El cincuenta por ciento restante debe ser recaudado a través de diversas campañas  y estrategias donativas. Sobresale en este ámbito la función desempeñada por Fundación Igneo, perteneciente a la misma institución viñamarina, en tres áreas de acción: OTEC de capacitación, área de servicios (destacando la prevención de riesgos, proyectos de seguridad industrial y salud ocupacional) y maestranza de bomberos Viña del Mar que presta servicios a otros cuerpos de bomberos que requieran mantenimiento de sus carros.

 

“Esperamos que en un año más entre en funcionamiento el Centro de Entrenamiento Regional”, admite Ricardo  Barckhahn, sobre el ambicioso proyecto que alcanzaría los $900 millones.

 

Claro ejemplo del orden administrativo que por años ha destacado al CBVM con el fin de darle continuidad a los proyectos independiente de quien dirija la institución. “Nosotros ocupamos cargos anuales que son votados democráticamente, por eso, tuvimos la visión de darle una administración más empresarial a la institución. Hace casi diez años que contamos con un gerente corporativo  y una planta administrativa importante, manejo de presupuesto, flujos  de cajas, sistema informático para manejo de adquisiciones”, detalla el timonel del CBVM quien de profesión es ingeniero comercial.

Dando claras señales del compromiso y seriedad del CBVM, Ricardo Barckhahn aclara “que el hecho de ser voluntarios no significa que no seamos profesionales”, voluntarios que con una administración ejemplar buscan la manera de concretar anhelados proyectos con miras a prestar el mejor servicio a toda la comunidad.   

Danos tu opinión